Principalmente se utiliza para detectar el cáncer de cuello uterino. La prueba de Papanicolaou generalmente se realiza junto con un examen pélvico y se puede combinar con una prueba del virus del papiloma humano (VPH), una infección de transmisión sexual común que puede causar cáncer de cuello uterino.

La prueba implica recolectar células del cuello uterino, el extremo inferior y angosto del útero que está en la parte superior de la vagina. La detección temprana del cáncer de cuello uterino con una prueba de Papanicolaou ofrece mayor probabilidad de obtener un tratamiento eficaz.  También puede detectar cambios en las células del cuello uterino que sugieren que se puede desarrollar cáncer en el futuro. La detección temprana de estas células anormales es el primer paso para detectar el cáncer de cuello uterino.

Si tiene ciertos factores de riesgo, las pruebas de Papanicolaou deben ser más frecuentes, algunos de ellos son:

Un diagnóstico de cáncer de cuello uterino o una prueba de Papanicolaou que mostró células precancerosas

infección por VIH

Sistema inmunitario debilitado debido a un trasplante de órganos, quimioterapia o uso crónico de corticosteroides

Si eres fumadora

Las pruebas de Papanicolaou se realizan con mayor frecuencia según el resultado. Después de los 30 años y con tres resultados normales consecutivos, puede pasar hasta cinco años entre exámenes. La mayoría de las mujeres pueden dejar de hacerse la prueba de Papanicolaou entre los 65 y los 70 años, o si se han sometido a una histerectomía total.

Llama a Dra. María del Carmen Téllez Valencia y obtén una de estas pruebas.